Abrazar y besar a tu bebé es más que saludable para él.

Cuando la madre lleva a su bebé en sus brazos, lo mece, le canta, lo alimenta, lo mira o lo besa está generando grandes beneficios para él, pues los psicólogos han denominado a estas conductas que a los padres les sale del corazón; conductas nutrientes que están asociadas a experiencias de vinculación.

Para que los padres sepan, el cariño hacia el bebé es positivo para su desarrollo afectivo. Los científicos afirman que el factor más importante en la creación del apego es el contacto físico, es decir, abrazar, besar, acurrucar, zona actividades que causan respuestas neuroquímicas específicas en el cerebro que causan dicho apego.

Hay que tener en cuenta que durante los primeros tres años de vida, el cerebro de los bebés desarrolla un 90% de su tamaño adulto y pone en su lugar la mayor parte de los sistemas y estructuras que serán las responsables de todo su funcionamiento emocional, conductual, social y fisiológico para el resto de la vida. Es por esto que las caricias y demás muestras de amor desarrollan un apego saludable en el bebé.

Hoy en día está tomando mucha importancia la relación que se genera entre el bebé y el padre que es una figura muy importante en su vida y crecimiento; sin embargo, la relación más importante en la vida del niño es el apego a su madre porque la primera relación (con el padre) moldea biológica y emocionalmente al niño para que enfrente su vida; pero hacia su madre, es un apego se basa en una base sólida para futuras relaciones saludables.

Para muchas personas es fácil hacer amigos, mientras que a otros les cuesta más, incluso mantener relaciones estables. En el plano emocional, las relaciones más intensas, las que producen mayor placer y a veces mayor dolor también son las que se forman con la familia, amigos y personas amadas.

Es increíble que sean las madres quienes puedan abonar terreno para el desarrollo emocional de los niños con algo que es tan natural como el amor que se crea desde el día que nacen, incluso antes.

Fuente: http://www.guiainfantil.com/

 

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *