Aprender a comer bien sí tiene que ver con el desarrollo del lenguaje.

La buena alimentación de los niños no es preocupante desde el punto de vista nutricional, la razón por la cual muchos niños acuden a consulta por problemas de lenguaje, específicamente del habla, se debe a un mal proceso a la hora de comer.

Según Mónica Morales Piedrahita, fonoaudióloga de la Universidad del Rosario con magíster en educación y énfasis en cognición y lenguaje, la alimentación está relacionada con la posibilidad de hablar claramente, porque ambas actividades las realizan las mismas partes orales y faciales (comer y hablar).

Esto quiere decir que el acto de tragar, sirve para entrenar los músculos del habla, y aunque cada proceso requiere diferentes movimientos, finalmente se suplen el uno al otro. Para nadie es un secreto que todo esto es un proceso natural y por esto es importante que los padres respeten y permitan que el niño evolucione solo durante este proceso.

Desde su nacimiento, el bebé nace dotado de reflejos que le permiten mantenerse con vida y reaccionar frente a los diferentes estímulos que el mundo le proporciona. Los orales, como la succión, la deglución, la mordedura y la masticación le permiten alimentarse y establecer comunicación con su madre.

LA SUCCIÓN

Tomar leche materna succionando favorece notablemente al desarrollo de la musculatura oral y facial, ayuda a que la lengua del bebé tenga la posición adecuada que determina un buen crecimiento dentario que previene los malos hábitos que deforman la mordida.

Las madres que por alguna razón no pudieron amamantar a sus bebés, pueden usar un tetero adecuado para la edad del niño y alternarlo con el uso de la cuchara y el vaso a la hora de alimentarlo para evitar problemas del habla en un futuro.

LA DEGLUCIÓN

Hacia los 3 meses cuando desaparece el reflejo de búsqueda del pezón, se coordina para que inicie el de deglutir o tragar. Esto permite que se disminuya el riesgo de que el bebé se ahogue y se atragante con la leche o el alimento.

Fuente: www.abcdelbebe.com

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *