El autoestima afecta de manera distinta a niños y niñas.

Cada vez que se escucha la palabra “autismo”, es inevitable que a la mente llegue la de un niño introvertido, tímido y con dificultades para comunicarse con las personas que están a su alrededor. Un dato importante es que esta enfermedad es cuatro veces mayor en niños que en niñas pero los expertos, al ver en detalle la situación, afirman que esto afecta de manera distinta a los dos géneros.

Por ejemplo, existen muchas niñas autistas que se comunican bien con los demás; o existen niñas que no son autistas y sin embargo, se les dificulta el relacionamiento con su entorno. Las causas de ésta son desconocidas, pero hay algunas mutaciones genéticas que influyen, como haber nacido prematuro o nacer de padres que tienen una edad avanzada.

Los estudios que se han realizado al cerebro parecen apuntar hacia otras razones de por qué es que algunas niñas que la padecen no muestran muchos síntomas. Por su parte, Kevin Pelphrey afirma que “lo sorprendente que hemos descubierto es que incluso en niñas que claramente tienen autismo, las regiones del cerebro que tienen que ver con conductas sociales, usualmente están menos afectadas”.

Además, hay niñas que tienen la misma mutación genética que causa el autismo en los varones, pero para que a ellas se les desarrolle, necesitan el doble de dichas mutaciones, así lo afirma Joseph Buxbaum, Director de un centro de tratamiento de autismo en el colegio de medicina Mount Sinai en New York.

Hoy en día no existe alguna prueba de sangre que identifique que un niño padece autismo; el diagnóstico que se hace es llanamente la observación de conducta. Se recomienda que todos los bebés que estén entre sus 18 meses y 2 años, sean sometidos a dichas pruebas.

Fuente: http://www.eldiariodevictoria.com/

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *