Beneficios de arrullar a los bebés.

El arrullo en los bebés causa relajación y los ayuda a dormir bien, teniendo en cuenta que además de eso se sienten protegidos, seguros y tranquilos.

Cuando un bebé nace claramente no tiene noción del espacio en el que se encuentra, por esto, se dice que se siente perdido con tanto espacio alrededor suyo. Sus brazos y piernas responden con espasmos si no encuentran un límite físico que lo contenga.

Esto es normal, pues acaba de salir de un saquito en el que estuvo todo el tiempo recogido y caliente, y aunque ya haya nacido, por estar acostumbrado a esto durante 9 meses, sigue necesitándolo.

Es por esto es recomendable envolverlo como un gusanito y arrullarlo, como se mencionó anteriormente, allí es cuando vuelve a sentir la tranquilidad que le producía la barriguita de su mamá.

Varios estudios demuestran que envolver al bebé mientras se arrulla favorece notablemente el sueño, pues de esta manera, se reducen los despertares espontáneos durante la noche y alivia el llano, porque la contención física relaja el sistema nervioso.

Esta técnica es muy eficaz con los recién nacidos, pero hay que limitándola a medida que van creciendo. Durante el segundo mes de vida el bebé necesita ya más libertad y movimiento; a los tres meses muchos bebés dan señales de que no quieren ser envueltos. No todos los bebés son iguales y pueden haber unos a los que sí les guste y lo necesiten para ir a dormir.

Fuente: http://www.serpadres.es

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *