Efecto Mozart

En la década de los noventa se popularizó la teorí­a de que escuchar música de Mozart incrementaba la inteligencia de los bebés y a partir de entonces comenzaron a comercializarse productos que facilitaban este proceso, así­ como artefactos que permitían que el feto escuchara música.

Investigaciones realizadas en la Universidad de California Irvine demostraron que los estudiantes que escuchaban música de Mozart cumplí­an de mejor manera las tareas donde tení­an que imaginar formas. Unos 15 minutos después, eran mejores en pruebas en las que tenían que predecir la forma que tomarí­a un papel doblado una vez desdoblado. Sin embargo, aún continúan las investigaciones que determinarán la realidad de estos resultados.

El primero en difundir el efecto Mozart fue el músico, pedagogo, escritor y profesor Don Campbell entre los años ochenta y noventa, después de hacer investigaciones sobre la formación y el desarrollo del cerebro del bebé desde su concepción. A partir de allí­ se plantea la importancia del sonido en el aprendizaje.

La música ejerce sobre la mente un efecto muy relajante que permite aliviar tensiones e incluso atenúa los posibles miedos. Estudios cientí­ficos han demostrado que la música de Mozart tiene influencia en el comportamiento de los bebés, proporcionándoles mayor desarrollo intelectual y creativo.

Método Bebé Políglota es un novedoso sistema de entrenamiento neuronal multilingüe donde los niños a través sonidos activan y desarrollan todas las habilidades que tienen por explorar.

 

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *