Importancia de no darle todo a los niños.

Es claro que todos los padres quieren lo mejor para sus hijos y que todos los días se esfuerzan por darles todo lo que requieren, pero si un niño recibe absolutamente todo lo que quiere, sus padres lo están acostumbrando a ser un niño intolerante al frustración es decir, nunca le puede faltar o salir nada mal.

María Cecilia Betancur afirma que “si uno le da todo, si le concede, le permite y no le exige nada, el niño va interiorizando una idea: si mis padres, a quienes amo, respeto y desean lo mejor para mí, me dan esto y lo otro, los demás deberían permitirme también todo, como los jefes, que no deberían dar órdenes”.

Pero si los padres saben decir ‘no’ de vez en cuando, el niño empieza a entender que no todo lo puede tener, que existe límites que no puede cruzar. “Esta sensación es normal, todas las personas experimentan alguna vez cierta dosis de frustración cotidianamente, incluidos los niños”, aclara la psicóloga de familia María Elena López.

Y es que esa sensación no es mala, por el contrario, tiene aspectos muy positivos en la crianza, porque de acuerdo con la experta, experimentar esto les permite de una u otra manera a formar una autonomía, una individualidad y una independencia.

No se está diciendo que los padres no deben dar gusto a sus hijos, por el contrario, si tienen la posibilidad de hacerlo perfecto. Lo que se indica es que de vez en cuando es bueno decirles que no, así se forman para que enfrenten los verdaderos retos que tiene la vida; decirle ‘no’ a algo que no le va a cambiar la vida puede enseñarle a entender que no todo lo puede tener.

Fuente: http://www.abcdelbebe.com/

 

 

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *