La llegada de un hermanito.

La llegada de un nuevo integrante a la familia no es algo fácil si la pareja ya tiene un hijo anterior, pues éste sentirá además de celos, desinterés por el menor que está por llegar. Su comportamiento va a depender de su temperamento o puede pasar que por el contrario, se adapte fácilmente y lo asuma de la mejor manera.

Es normal que el pequeño se sienta atacado y que su deseo de atención sea mayo cuando le estés dando pecho al bebé o cambiándole el pañal. Además, pueda que exprese sus sentimientos golpeando al recién nacido, halándole el brazo o quitándole sus juguetes. Aquí lo recomendable es que le digas cosas como “quiero que seas tierno con el bebé porque los golpes duelen”, y lo más importante, nunca dejes a un niño de 1 año aproximadamente con un recién nacido.

Te brindaremos unos consejos para que puedas hacer que tu pequeño disfrute de tu bebé:

  • Asígnale tareas especiales: Deja que ayude. Cuando bañes a tu bebé puede enjabonar sus piernas, dile que te lleve pañales o cuando tu recién nacido llore, pídele a tu pequeño que le proporcione unas palmadas suaves en la espalda, además de hacerlos interactuar, él va entendiendo que más que una amenaza, es una nueva responsabilidad.
  • Deja que sea él quien entretenga al recién nacido o pídele consejos de cómo hacerlo: Los niños que están entre 1 y 3 años de edad tienen su manera de divertirse, ya sea cantando, bailando, etc. Aprovecha eso y pídele que te aconseje cuando quieras entretener al más pequeño, eso hará que se sienta importante y que sienta que estás tomando en cuenta su opinión.
  • Léele cuentos sobre su nuevo rol en la familia: Es importante que le leas cuentos sobre el nuevo integrante de la familia para que se adapte fácilmente a la nueva situación.
  • Reconoce sus sentimientos: Es normal que el menor sienta muchas cosas diversas sobre el cambio que se ha generado en la familia, pasó a ser el centro a compartirlo con un nuevo integrante. Es por eso, que es importante que reconozcas sus sentimientos así: “te noto triste, ¿quieres un abrazo?”.
  • Pasa un poco de tiempo con él a solas: Es importante que pases así sea unos minutos con tu hijo mayor a solas, ayudándole a hacer sus deberes escolares, dibujando, pintando o haciendo alguna actividad en la que se requiera de tu compañía.
  • Deja que él decida: Si tu hijo mayor siente y no quiere involucrarse con tu hijo menor, déjalo. Es recomendable que no lo fuerces a hacer cosas que no quiere pues después la adaptabilidad será más complicada.

Fuente: espanol.babycenter.com

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *