Los cambios en tu vida con un bebé.

La llegada de un bebé a una familia es toda una aventura, en el buen sentido de la palabra, claro está. Es un sinfín de sensaciones, temores, alegrías, miedos, preocupaciones y es además una escuela porque ¿quién nace preparado para educar y amar a un bebé?

Dichos cambios son tanto físicos como psicológicos pues el estilo de vida se transforma, se cambian las salidas en la noche por estar junto a una cuna admirando la perfección que a tu vida llegó.

Aquí enumeramos algunas de las  cosas que cambian cuando este nuevo integrante llega a tu familia:

  • Descubres en tu interior una fortaleza que no sabías que existía.
  • Te das cuenta y aceptas que esos kilitos de más valieron la pena subiros.
  • No necesitas más relojes, tus horarios los determinan las necesidades de tu bebé.
  • Respetas y amas más a tus padres que antes.
  • Cualquier dolor que sienta tu bebé te duele más a ti.
  • No te molesta irte a dormir a las 9:00 pm un viernes.
  • Tu sensibilidad con los niños aumenta.
  • En tu vida, casa, trabajo o cualquier espacio que frecuentes existe un nuevo orden o desorden. Pero es de la persona que amas, así que no importa.
  • Te vuelves experta en improvisación. Debes distraer a tu pequeño.
  • Ya no te dan asco las funciones del cuerpo, es más, te terminan alegrando. ¡Por fin hizo popó!
  • Las cosas que tenías que hacer por tu bebé que en un principio tildaste como sacrificio ahora no te importan.
  • Respetas tu cuerpo, te das cuenta del milagro que has logrado.
  • Sabes que el objeto preferido de tu hijo es mágico.
  • Ya entiendes a los padres de los niños que lloran. Ya no quieres que se los lleven del recinto sino que piensas “te entiendo completamente”.
  • Te das tiempo para ir y darle un beso y un abrazo antes de empezar tus labores, incluso si vas retrasada.

Como ven ser mamá es una de las cosas más maravillosas que la vida le puede brindar a una mujer, y si lo que te preocupan son los cambios ¡tranquila! Apenas tengas a tu bebé en tus brazos y sientas todo ese amor que te puede profesar una personita tan chiquita, vas a entender por fin, que no se trata de sacrificios, es solo amor.

Fuente: http://espanol.babycenter.com/

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *