Madre canguro.

Este método es una técnica que tiene grandes beneficios para los bebés que son prematuros. Está inspirada en los marsupiales que nacen y tienen que crecer fuera del útero al resguardo de su madre hasta que ya se encuentran preparados para el mundo.

Consiste en colocar al bebé en el pecho desnudo de la madre para que exista un contacto piel con piel entre ambos. Ella (o el padre, que también puede practicarlo) permanece sentada o semi – sentada arropando al bebé durante el mayor tiempo posible.

Esta técnica ha logrado demostrar que el calor de los padres es eficaz para estos bebés que nacen prematuros, por lo que hoy en día se recomienda practicarla en vez de dejar al bebé en una incubadora. Además de todo trae muchos beneficios que son:

  • Beneficios emocionales: El bebé encuentra en su madre su hábitat natural, donde encuentra refugio y comida. Este contacto que se genera piel con piel es importantísimo para el pequeño ya que lo hace sentir seguro y tranquilo.
  • Beneficios neurológicos: El bebé que está en contacto con su madre aprende a regular mejor el estrés y se adapta mejor al ambiente, a los estímulos y a su entorno. Incluso, esta técnica ha demostrado que el bebé tolere mejor el dolor de las intervenciones médicas; contribuye a poner en marcha sus mecanismos neurobiológicos y a mejorar sus respuestas adaptativas.
  • Mejora las constantes vitales: Al estar en contacto con el cuerpo de su madre, el bebé obtiene una mejor regulación de la temperatura corporal. Se produce algo así como una sincronización entre madre e hijo haciendo que si él tiene calor, lo sienta y si está presentado fiebre, la temperatura de la madre baja.
  • Es económico: No se necesitan grandes máquinas ni recursos para realizar esta técnica. Es un método seguro, eficaz, natural y fácil de hacer. Como dato curioso: este método se le ocurrió a un neonatólogo colombiano en 1978 como alternativa ya que en esa época había escases de incubadoras.
  • Mejoras en el bebé: Favorece su desarrollo psicomotor, disminuye las apneas (cese transitorio de la respiración) y mejora el sistema inmunitario del bebé protegiéndolo de infecciones.
  • Beneficios para los padres: En el caso de la madre que es la que amamanta al bebé, tenerlo en su pecho hace que succione con más frecuenta aumentando la producción de leche. Así mismo, los padres se sienten partícipes de la recuperación de su bebé y se sienten más confiados, con más fuerza para sobrellevar la situación.

Las personas que han implementado esta técnica afirman que es algo fuera de lo común, que ayuda demasiado, y que esa conexión que se genera es única.

Fuente: http://www.guiainfantil.com/

 

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *