Síntomas de trastorno bipolar infantil.

La bipolaridad infantil es un tema que preocupa a los padres, pues muchos, no saben cómo tratarla ni cómo es la forma de detectarla en sus hijos para tomar las medidas correctivas a tiempo.

Este trastorno es una alteración del estado del ánimo, que se caracteriza principalmente por episodios maníacos y depresivos. Generalmente, suele manifestarse en personas adultas con frecuencia de 1 y 2%, pero, hace algunos años se detectó su existencia en la edad infantil.

En la mayoría de casos es muy difícil crear un diagnóstico oportuno pues muchos padres confunden esta bipolaridad con alteraciones como el TDAH (Trastorno de déficit de atención e hiperactividad), problemas de conducta y la depresión. Hay que tener en cuenta que es importante tener un diagnóstico oportuno, pues si no es así, los síntomas van a ser cada vez más fuertes con el paso del tiempo si no se logra aplicar el tratamiento adecuado y es por esto que los especialistas recomiendan que los padres estén alertas a cualquier cambio de comportamiento de sus hijos.

SÍNTOMAS

Los síntomas más evidentes en niños que padecen el trastorno bipolar, son:

  1. Alteraciones marcadas del estado de ánimo: El niño puede, en cuestión de horas o días pasar de estar irritable y eufórico, a mostrarse deprimido y triste.
  2. Conducta ansiosa: La mayoría de niños que padecen el trastorno de bipolaridad, manifiestan signos de ansiedad. Es un estado donde el niño es incapaz de controlar su comportamiento.
  3. Problemas conductuales: Otro comportamiento del trastorno bipolar en los niños es el comportamiento maníaco, que muchas veces ocasiona problemas. Es muy común que el niño sea rebelde y negativo, que desafíe a los adultos y no cumpla las órdenes.
  4. Alteraciones cognitivas: Con este síntoma el niño tiene fuga de ideas que pueden llegar a obstaculizar su desarrollo lingüístico ya que siente una presión al hablar.
  5. Trastornos psicofisiológicos: Los más comunes se relacionan con la alteración del sueño ya que el niño no tiene la necesidad de dormir. Además, son frecuentes los problemas de apetito que conlleva a una notable pérdida de peso.

Si ves que tu hijo desarrolla uno o más signos que se mencionan aquí, es aconsejable que visites un psicólogo infantil que te dará las bases y el tratamiento adecuado que se debe llevar a cabo.

Fuente: http://www.etapainfantil.com

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *